Existen cuatro orientaciones en psicoterapia: psicodinámica, conductual, humanista y sistémica. Mi orientación es integradora: considero que todas guardan una verdad parcial, y mi objetivo es adaptar la psicoterapia al paciente, y no el paciente a la psicoterapia.

Ejerzo una psicoterapia basada en la evidencia [1]. Si algo ha demostrado la investigación en psicología clínica, en las últimas cinco décadas, es que la relación terapéutica [2], y su adaptación al paciente [3], es más importante que el modelo de intervención. Mi prioridad, por lo tanto, es proporcionarte un entorno seguro donde te sientas comprendido y aceptado. Además de adaptarme a tu situación, objetivo y personalidad.

Integro en mi praxis clínica, a través de los modelos transteórico [4] y pluralista [5], la orientación humanista (principalmente la terapia centrada en la persona) y la orientación conductual (principalmente la terapia de aceptación y compromiso).